Teoria del “Gate control”

La teoría del “gate control”, enunciada por R. Melzac y P. Wall en 1965, se basa sobre la existencia de distintos tipos de fibras nerviosas dedicadas a la transmisión de las “sensaciones” desde la periferia al sistema nervioso central del cuerpo humano.

Así tendremos:
Fibras de PEQUEÑO DIAMETRO de tipo mielínico A (delta) y de tipo amielínico C. A esas se le atribuye la propiedad de “conducir” la señal “dolor” desde la zona álgica periférica al sistema de control, que desde la médula espinal la transmite a los centros nerviosos corticales para ser reconocida y modulada. La VELOCIDAD de conducción de estas fibras es relativamente BAJA (por debajo de los 2 metros/seg.).

Fibras de GRAN DIAMETRO de tipo mielínico A(beta); a esas se le atribuye la “conducción” de las sensaciones “táctiles”. Esas presentan una VELOCIDAD DE CONDUCCION MUCHO MAS ELEVADA (alrededor de 70 metros/seg.). Si logramos estimular las fibras de GRAN DIAMETRO sin afectar a las otras, se activa, a nivel de la médula espinal, la inhibición de las fibras de pequeño diámetro y por lo tanto se tiene una especie de BLOQUEO de la “vía del dolor” hacia el cerebro (vía ascendente).

La estimulación selectiva de las fibras de gran diámetro es posible por la diferencia de sensibilidad (velocidad de conducción) entre éstas y las fibras de pequeño diámetro. Por lo tanto, en tema de electroestimulación, el ancho de los impulsos de estimulación asumirá un rol determinante.

Prácticamente:

  • Las fibras C son INEXCITABLES con impulsos de una duración inferior a 200 μseg.
  • Las fibras A (delta) son INEXCITABLES a estímulos de una duración inferior a 10 μseg.
  • Las fibras A (beta) PERMANECEN EXCITABLES incluso con impulsos de sólo 2 μseg.

De lo anterior se deduce que estímulos superiores a 300 μseg. estimulan simultáneamente los tres tipos de fibras y por lo tanto los impulsos más idóneos para satisfacer las teorías expuestas arriba deberán tener una duración máxima de 50 μseg.
La teoría del “gate-control” ha sido objeto de críticas y de sucesivas ratificaciones por parte de distintos autores. De hecho, si bien el mecanismo con que se ejerce el control sigue siendo desconocido, si bien es dudoso que se trate de una inhibición pre- o post-sináptica, si bien no se conoce la función de la substancia gelatinosa, que el mecanismo del “gate control” exista de ninguna manera se pueden poner en duda, aunque todavía queda por definir su rol funcional y los detalles de su mecanismo WALL-1978).

Leave a reply