Frecuencia de los impulsos en la terapia antiálgica (TENS)

También la frecuencia de estimulación tendría un rol importante en la eficacia pero todavía existen muchas diversidades de opinión: las frecuencias BAJAS (alrededor de los 10 Hz) producirían una acción antiálgica más tardía y menos intensa pero más duradera mientras que frecuencias superiores a 50 Hz determinarían una analgesia más rápida pero poco duradera.

Algunos autores también proponen una estimulación “orientada” a los puntos de acupuntura china, de frecuencias muy bajas (de 1 a 3 Hz), ancho de impulso considerable (200 μseg.) y una intensidad que supera claramente el umbral de estimulación motora.

Las corrientes variables ejercen una fuerte acción estimulante sobre las terminaciones sensitivas a nivel cutáneo que se percibe como una vibración u hormigueo y que, aumentando la intensidad, se transforma rápidamente en una sensación dolorosa de ardor o puntada.

Las características de la percepción cutánea dependen más que de la intensidad de la corriente, de la frecuencia de los impulsos.

La sensibilidad es máxima para frecuencias comprendidas entre los 30 y 60 Hz y disminuye progresivamente para frecuencias más elevadas hasta cesar totalmente para frecuencias superiores a los 10 KHz. Para un correcto empleo de las técnicas de ELECTROESTIMULACION cabe recordar que, independientemente de la forma de onda característica de la corriente empleada, la intensidad de estimulación se debe REGULAR y MANTENER DURANTE TODO EL TIEMPO DEL TRATAMIENTO APENAS POR DEBAJO DEL UMBRAL DEL DOLOR.

Será oportuno NO OCASIONAR EFECTOS DESAGRADABLES al paciente, lo cual provocaría una profunda DESMOTIVACION para los tratamientos sucesivos. Sin embargo será igualmente útil asegurarse de que la estimulación sea OPTIMA en todo instante, en otras palabras sea la máxima posible.

Leave a reply