Emplazamiento de los electrodos

Se sabe perfectamente que un generador de electricidad, para producir un flujo de corriente, debe estar «cerrado» sobre una carga. La carga, en la electroestimulación, está representada por el músculo que debe ser estimulado. La conexión entre el generador eléctrico y el área a tratar (carga) se logra a través de un par de electrodos conductores, que tienen la función de transferir un potencial eléctrico (tensión) a la carga (músculo). Un circuito cerrado, donde fluye corriente, prevé al menos un par de electrodos; no hay ninguna posibilidad de obtener un flujo de corriente con un solo electrodo. Un flujo de corriente conlleva siempre un punto de entrada y un punto de salida.

Si el objetivo de la electroestimulación es aquel de producir una contracción muscular, al menos uno de los dos electrodos debe ser aplicado en correspondencia del músculo a estimular; pero, ¿cuál es la mejor posición para tal electrodo?
En un músculo, el punto más sensible a la electroestimulación es el llamado «punto motor»; y estimulando en correspondencia del punto motor se puede lograr abarcar las fibras musculares de mayor interés, con el menor dispendio de energía. El otro electrodo teóricamente puede ser aplicado en cualquier parte del cuerpo, para cerrar el circuito eléctrico; usualmente se aplica el segundo electrodo (o electrodo pasivo) a lo largo del mismo músculo, en una posición próxima (anterior).

Si se quisiera estimular dos músculos contra-laterales (por ejemplo en dos piernas), también es posible emplazar los dos electrodos del mismo circuito (canal), en los respectivos puntos motores. De tal manera ambos electrodos desempeñan un rol activo. Una precaución importante, en tal caso, será aquella de evitar el emplazamiento trans- torácico, o sea evitar que el flujo de corriente pueda incluir la región cardíaca. Si se quisiera utilizar un solo canal para estimular dos músculos contra-laterales, o sea el mismo tipo de grupo muscular en ambas extremidades, será oportuno verificar que no estén afectados también grupos musculares indebidos.

En las tablas siguientes están representados los puntos motores de los principales músculos, sin embargo no hay que olvidarse de que existen diversidades entre los sujetos, y tales posiciones no pueden ser consideradas absolutas.
El punto motor es aquel que mejor responde a la electroestimulación, por lo tanto, para individualizarlo con exactitud, es suficiente probar a estimular zonas contiguas, a una intensidad predeterminada, en proximidad del vientre muscular.

Leave a reply