El dolor y la electroestimulación

El dolor es una sensación compleja, que tiene su origen en las terminaciones sensitivas de la zona álgica para luego ser reconocido y “codificado” por el sistema central que procede, a su vez, a combatirlo o a atenuarlo.

Cada acción externa, sea de naturaleza física, farmacológica o quirúrgica, debe estar orientada, dentro de lo posible, a la ELIMINACION DE LAS CAUSAS de las alteraciones, pero siempre ha capturado un interés especial, en épocas diferentes y con distintas concepciones, la LUCHA CONTRA EL DOLOR como síntoma.

En los últimos decenios, con la llegada de nuevas tecnologías, ha sido posible profundizar notablemente los mecanismos de propagación del dolor con el objetivo último de lograr condicionarlos.

Entre los investigadores que han contribuido, en varias épocas a la explicación de los fenómenos conexos a la génesis del dolor y a su supresión, cabe recordar: ARSONVAL (1892), P. BER- NARD (1929), Le Go (1939), FISCHER (1939), GUTTMAN (1942), NEMEC (1950), MELZACK y WALL (1965), y además HALLIN y TOREBVJORK y HOWSON (1978).

Actualmente la teoría más acreditada, o mejor dicho, la más discutida, es aquella de MELZACK y WALL o teoría del “GATE CONTROL”.

Sobre esta última se fundan los criterios de fabricación de los modernos aparatos electro- fisioterápicos.

La teoría de la compuerta (Gate Control)

Por medio de electrodos especiales, se aplican impulsos eléctricos a la superficie de la zona dolorida; entonces, a través de las fibras nerviosas sensitivas más “rápidas”, alcanzan los centros de control del dolor, en la médula espinal, y previenen la transmisión del dolor al cerebro.

Hipersecreción de endorfinas

La electroestimulación, además, “estimula” nuestro organismo para aumentar la producción de “endorfinas”, obteniendo el aumento del umbral de percepción del dolor y actuando de manera eficaz contra el dolor crónico.

Muchas personas presentan un beneficio inmediato después de la estimulación TENS; otras personas, por el contrario, requieren tratamientos repetidos y prolongados.

Leave a reply